El sendero de la lágrima




Encontré una palta en mi bolsillo

caminando por un bosque sin sombra,

de árboles pelados en verano.

La olí, tenía olor a limón y a plumas

sonreí al pensarme caminando por el bosque pelado

y la palta entre las intimidades de mi ropa

mi suéter rojo color incendio que brillaba a destiempo

haciendo que los árboles quedaran pelados al solo tacto,

al solo momento.

La palta no era una palta cualquiera

era negra y parecía una piedra;

me dio curiosidad abrirla, pero justo no tenía cuchillo.

Siempre llevo cuchillo por si me peleo con algún duende

o algún delincuente que me quiera robar mis poemas,

si alguno quisiera tampoco se los daría, por eso llevo cuchillo.

Me estoy desviando de la palta negra negrísima que me encontré en el bolsillo:

qué sorpresa la mía, qué curioso me puse, y mirá que es difícil que me curiosee con una palta;

la palta es un fruto verdura que no prefiero, a menos que sea con miel

o con sustancia.

Decidí partirla con las manos, pero antes un jugo blanco me empapó con una sonrisa:

qué delicia, pensé, y lo tragué con asco.

Descubrí que era amargo como el pescado,

jugoso como la pulpa de la naranja cuando la apretás con ganas.

Primero abrió sus cámaras escondidas desbordantes de ese líquido lechoso

después se mostró verde por dentro, me saludó su luz de agua,

de seda parecían sus entrañas.

No era el momento, ahí me di cuenta,

pero el daño ya estaba hecho, y terminé de dividirla.

Un colibrí dormía, un colibrí blanco dormía en la boca de la piedra en mis manos.

Su jopo brilló por un segundo con la luz, y su cuerpo entero se movió.

Me miró, por fin, algo enojado y sorprendido por mi cara de cariño;

no habló, no dijo nada, aunque le pregunté qué hacía en mi bolsillo.

Se paró en la boca materna, tomó por última vez el jugo, y salió volando desde mis manos. Las alas se le abrieron como un dragón y pude notar la pintura de una mujer llorando: el ojo en un ala, la lágrima en la otra; la mía no alcanzó a verla, y se fue volando,

dejándome en el bosque

pelado.


MAPA DEL SITIO

Suscríbete al boletín

  • Facebook
  • YouTube