Pasando páginas


Había pasado tanto tiempo en cuarentena que ya no quería salir. El pasto corto de su patio brillaba más que nunca, los frutos de los árboles y la huerta le servían de alimento. Cuando abrió la ventana sintió el aroma de las flores inundando cada rincón de la cabaña. Sin embargo, sabía que —tarde o temprano—, ese momento llegaría. Aunque se había aprovisionado de todos los títulos que el dinero le permitió, la noche anterior, justo antes de dormir, lo supo; acababa de leer el último libro que guardaba en una rústica biblioteca de pino. Al día siguiente, después de arreglar sus cabellos blancos y ponerse la ropa remendada, abrió la puerta delantera, se despidió de los pájaros y emprendió el camino que llevaba a la ciudad.



#microrrelato #microcuentos

0 vistas

MAPA DEL SITIO

Suscríbete al boletín

  • Facebook
  • YouTube